11-09-01, La guerra contra el terrorismo y apoyo al Presidente de los Estados Unidos (2002)

POR CUANTO, el 11 de septiembre de 2001, cuatro aviones secuestrados (American Airlines , vuelo 11, United Airlines, vuelo 175, American Airlines, vuelo 77, American Airlines 93) en cuestión de una hora y veinticinco minutos se estrellaron contra las Torres Gemelas del Centro de Comercio Mundial, el ala oeste del Pentágono y un área rural del Condado de Somerset, en el estado de Pennsylvania, tomando las vidas de más de tres mil almas; y

Por cuanto,este violento acto de terrorismo sin precedentes tomó vidas de muchas nacionalidades y religiones y, sus muertes tocaron los corazones de más de sesenta países alrededor del mundo; y

Por cuanto, los sucesos de ese día han cambiado nuestras para siempre y afectado nuestro sentido de seguridad y bienestar, desafiándonos a reconocer los peligros que nos rodean y revelándonos las realidades de los últimos tiempos que se presentan ante nosotros; y

Por cuanto, la Iglesia de Dios, con sus ministerios, abarca más de ciento sesenta naciones alrededor del mundo, ha sido conmovida por el horror de este ataque terrorista; y

Por cuanto, la Iglesia de Dios, bajo la dirección del supervisor general, ha respondido  y facilitado por medio de nuestra División de Cuidado Ministerial, para socorrer a los afectados por estos trágicos eventos; y

Por cuanto, nosotros, la Iglesia de Dios, permanecemos comprometidos con la evangelización mundial, el cuidado pastoral y el ministerio de la salvación, incluso de frente a la actual amenaza del terrorismo mundial;

Resuélvase, por lo tanto,que nosotros, la Iglesia de Dios, apoyamos al Presidente George W. Bush y al sinnúmero de líderes mundiales que se han unido a ponerle fin a la amenaza del terrorismo; y

Resuélvase, además, que oremos por las víctimas del terrorismo alrededor del mundo y por aquellos que todavía son víctimas de los daños intencionales y que sigamos la amonestación bíblica de orar por la salvación de aquellos que se han comprometido a ser agentes del terror; y

Resuélvase, Finalmente, que durante esta 69ª Asamblea General Internacional de la Iglesia de Dios nos comprometamos a ser agentes de cambio con nuestro estilo de vida, testimonio, oración y conducta espiritual, para que así llevemos el mensaje de paz y esperanza de Jesucristo al mundo. 

Historia

Por más de 125 años, la Iglesia de Dios ha sido un movimiento dedicado a la predicación del evangelio bajo el poder del Espíritu Santo. En la actualidad, su membresía mundial sobrepasa los 7 millones a través de casi 180 países.

Explorar

Nuestro recinto

Las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios radican en la esquina de las calles Keith y 25 de la ciudad de Cleveland, Tennessee.