Acceso de Personas Transexuales a los Servicios Sanitarios (2016)

POR CUANTO, la Biblia establece en el capítulo 5, versículo 2 de Génesis y en el capítulo 19, versículo 4 de Mateo que Dios ha creado al ser humano varón y mujer y ya que en ningún lugar de las Escrituras se sugiere que los seres humanos tengan la libertad de identificarse con el género que deseen, contrario al sexo biológico con que nacieron; y 

POR CUANTO, la Iglesia de Dios desde sus comienzos ha reconocido que las diferencias biológicas definen la particularidad del hombre y la mujer, lo cual ha sido reconocido a través de la historia; y

POR CUANTO, la Iglesia de Dios establece en sus Enseñanzas, disciplina y gobierno (edición 2014) que Dios creó al ser humano, varón y hembra lo creó (Génesis 1: 27). Que les ha dado características (1 Corintios 11: 14-15; 1 Pedro 3: 7) y responsabilidades distintas el uno del otro (Génesis 3: 16-17; 1 Pedro 3: 7).

POR CUANTO, el acto de dar acceso a los servicios sanitarios a personas del sexo contrario puede propiciar un ambiente susceptible a violaciones de la intimidad y seguridad;

POR TANTO, RESUÉLVASE, que los templos, las instalaciones o locales e instituciones educativas que la Iglesia de Dios use para sus fines religiosos mantengan servicios sanitarios diferenciados por sexo, vestidores e instalaciones similares para el uso exclusive de hombres y mujeres de acuerdo solamente con su sexo biológico y el género identificado en sus actas de nacimiento (con la excepción de las personas que deben asistir a los discapacitados del sexo opuesto, en cuyo caso deberá usarse el servicio que corresponda con el sexo del ayudante); y

RESUÉLVASE, ADEMÁS,  que los ministros y las ministras, laicos y laicas de la Iglesia de Dios reconozcan la realidad de la confusión de género como un asunto que debe ser tratado compasiva y profesionalmente, y que debe ofrecerse o buscarse a expertos que asesoren a quienes sientan este tipo de confusión; y

RESUÉLVASE, FINALMENTE, que la iglesia acepte su responsabilidad cristiana de enseñar que Dios ha creado al ser humano hombre y mujer.

Historia

Por más de 125 años, la Iglesia de Dios ha sido un movimiento dedicado a la predicación del evangelio bajo el poder del Espíritu Santo. En la actualidad, su membresía mundial sobrepasa los 7 millones a través de casi 180 países.

Explorar

Nuestro recinto

Las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios radican en la esquina de las calles Keith y 25 de la ciudad de Cleveland, Tennessee.