LA CRISIS MUNDIAL (1992)

POR CUANTO las calamidades naturales, enfermedades, guerras y expresiones políticas trabajan en contra de la estabilidad internacional, coexistencia pacífica y esperanza para obtener un mundo cristiano; y

POR CUANTO los gobiernos y recursos humanitarios están siendo desafiados a abastecer la creciente demanda por comida, vestido, medicina, refugio, etc. de las personas en crisis;

RESUÉLVASE, POR LO TANTO que la Iglesia de Dios clama por una restauración universal de las virtudes santas inherentes en el mandamiento, «Amarás a tu prójimo como a ti mismo» (Mateo 19:19), de esta manera repudiando el pecado, pero demostrando compasión, reconciliación y restauración en el espíritu de Cristo (II Corintios 5:18); y

RESUÉLVASE, ADEMÁS que la Iglesia de Dios reafirma que la norma del Buen Samaritano para ayudar al herido, temeroso, solitario, y al moribundo es una parte necesaria, oportuna y funcional de la Gran Comisión (Mateo 28:19), para la cual estamos llamados a llevar a cabo y a decir, «Venga tu reino, hágase tu voluntad» (Mateo 6:10) hasta que Cristo venga (A64, 1992, pág. 79).

Historia

Por más de 125 años, la Iglesia de Dios ha sido un movimiento dedicado a la predicación del evangelio bajo el poder del Espíritu Santo. En la actualidad, su membresía mundial sobrepasa los 7 millones a través de casi 180 países.

Explorar

Nuestro recinto

Las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios radican en la esquina de las calles Keith y 25 de la ciudad de Cleveland, Tennessee.