La Paz de Jerusalén (2002)

POR CUANTO reafirmamos los principios de la, “Resolución sobre la oración por la paz de Jerusalén” adoptada por la 59a Asamblea General en 1982 y la adoptada por la 58a Asamblea General declarando la oposición de la Iglesia de Dios contra el “terrorismo internacional”; y

POR CUANTO también reconocemos que aunque hay cambios constantes en los centros de crisis, las necesidades y el sufrimiento humano en el mundo, a lo largo de la Biblia la condición de Jerusalén es de interés especial para el Señor; desde el Salmo 122:6, en donde se nos instruye a orar por la paz de Jerusalén hasta el sentimiento expresado por Jesús mismo cuando oró por la ciudad, tal como lo anota Lucas 19:41; y

POR CUANTO la restauración de Israel como nación y particularmente la de Jerusalén, tiene importancia profética como señal al incrédulo y un prodigio de “los últimos días”; y

POR CUANTO Jerusalén es una Ciudad Santa para tres de las religiones más importantes en el mundo: el judaísmo, el cristianismo e Islam; y

POR CUANTO la naturaleza e historia internacional de Jerusalén le ha convertido en el centro de luchas y tensiones políticas, económicas, religiosas y espirituales de muchos pueblos, naciones  y lenguas; y

POR CUANTO la oración por la paz de Jerusalén trasciende cualquier tipo de favoritismo nacional o étnico de nuestra parte, sino que es el cumplimiento de una “orden divina”, y es una oración por la paz de todos los pueblos, no importando raza, etnia o religión; y

POR CUANTO la promesa de Dios para Abraham fue: «Bendeciré a los que te bendijeren, y a los que te maldijeren maldeciré; y serán benditas en ti todas las familias de la tierra» (Génesis 12:3);

RESUÉLVASE, ENTONCES, que la Iglesia de Dios haga un llamado a toda su membresía para que continuamente “oremos por la paz de Jerusalén” y el bienestar de la diversidad internacional de las personas que viven allí (A69, 2002, pág. 59).  

Historia

Por más de 125 años, la Iglesia de Dios ha sido un movimiento dedicado a la predicación del evangelio bajo el poder del Espíritu Santo. En la actualidad, su membresía mundial sobrepasa los 7 millones a través de casi 180 países.

Explorar

Nuestro recinto

Las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios radican en la esquina de las calles Keith y 25 de la ciudad de Cleveland, Tennessee.