LA ÉTICA EN LOS NEGOCIOS (2002)

POR CUANTO las publicaciones resaltan la frecuencia de los escándalos corporativos; y

POR CUANTO en muchos negocios existe la tendencia de pensar, planificar y comprometerse a corto plazo, lo cual podría llevar a tomar decisiones y prácticas moralmente cuestionables; y

POR CUANTO es debatible que la supervivencia a largo plazo de todo negocio dependerá, en gran manera, del permiso de la sociedad en vez de las estadísticas financieras a corto plazo; y

POR CUANTO la gente de negocios necesita sensibilizarse en los asuntos de dimensiones éticas que hasta ahora han sido ignoradas; y

POR CUANTO cada vez más se reconoce que ciertas áreas en las normas de negocios, acerca del trato a los empleados, clientes, accionistas y demás, al igual que el impacto corporativo en el ambiente y el mundo, no son asuntos tan discretos ni esporádicos como se pensaban; y

POR CUANTO la integridad llama a los líderes de negocios a asumir plena responsabilidad por sus acciones, por el resultado de sus acciones y a respetar los códigos de ética, las reglas de negocios y las leyes de los diferentes países, cumpliendo tanto con la letra como con el espíritu; y

POR CUANTO la continua atención prestada a la ética en los negocios sensibiliza a los líderes y a su personal sobre la manera en que deban actuar —constantemente; y

POR CUANTO el administrar los valores éticos en los negocios legitima las acciones de los directivos, fortalece la coherencia y equilibra la cultura organizacional, mejora la confianza entre las relaciones individuales y de grupos, apoya una mayor consonancia entre las normas y calidades de los productos, y cultiva una mayor sensibilidad para con el impacto y mensajes de las empresas; y

POR CUANTO el mundo de los negocios debe reflejar un ambiente de trabajo que esté fundado sobre la integridad; y

POR CUANTO las altas normas recompensan a los negocios con una reputación sólida de integridad, honestidad y confianza;

RESUÉLVASE, ENTONCES, que la Iglesia de Dios reafirma nuestra compromiso para instar a los líderes de negocios a cumplir con las altas expectativas de la integridad y el compromiso bíblico; y

RESUÉLVASE, ADEMÁS, que la confianza pública en los negocios sea preservada al seguir los principios y las pautas bíblicas; y

RESUÉLVASE, ADEMÁS, que sirvamos de ejemplo de buena conducta en todas las transacciones de negocios y en las responsabilidades fiduciarias; y

RESUÉLVASE, ADEMÁS, que esperamos que los líderes de negocios se comprometan a hacer una diferencia positiva en sus mutuas transacciones de negocios, como también para con sus respectivas comunidades y sociedad; y

RESUÉLVASE, ADEMÁS, que los líderes de negocios busquen entender, valorar y dar importancia a las múltiples diferencias y perspectivas culturales; y

RESUÉLVASE, FINALMENTE, que esperamos que nuestros líderes adopten la ética en los negocios para mejorar la sociedad, desarrollar un código de práctica y una declaración de principios éticos y que actúen conforme a dichos valores (A69, 2002, pág. 56). 

Historia

Por más de 125 años, la Iglesia de Dios ha sido un movimiento dedicado a la predicación del evangelio bajo el poder del Espíritu Santo. En la actualidad, su membresía mundial sobrepasa los 7 millones a través de casi 180 países.

Explorar

Nuestro recinto

Las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios radican en la esquina de las calles Keith y 25 de la ciudad de Cleveland, Tennessee.