LOS DERECHOS HUMANOS (1964)

POR CUANTO, el evangelio de nuestro Señor Jesucristo es relevante al problema de los derechos humanos; y

POR CUANTO, el tema de los derechos humanos enfatiza la integridad de nuestra democracia; y

POR CUANTO, la obediencia cristiana a la ley del amor requiere el interés por nuestro prójimo y está plenamente estipulado en las Escrituras; y

POR CUANTO, ningún cristiano debe manifestar una actitud pasiva cuando los derechos de los otros están en peligro;

RESUÉLVASE, ENTONCES que la Iglesia de Dios continúe creando un clima de opinión informada y espiritual; y

RESUÉLVASE, ADEMÁS que debemos identificar una premisa básica en la cual debe descansar nuestra opinión interesada.  Esta premisa, reforzada por la dignidad y valor de cada individuo,  asegura a todos los estadounidenses el derecho completo a la ciudadanía. Particularmente, esto quiere decir que a ningún ciudadano estadounidense se le debe privar, debido a su raza o religión, de su derecho a adorar, votar, descansar, comer, dormir, educarse, vivir y trabajar de la misma manera que todos los otros ciudadanos; y

RESUÉLVASE, ADEMÁS que el amor cristiano y la tolerancia son incompatibles con el prejuicio y el odio racial; y

RESUÉLVASE, ADEMÁS, que la Iglesia de Dios (reconoce que los problemas morales son finalmente resueltos por el cambio en el corazón del individuo por medio del poder del Espíritu Santo teniendo como resultado el amor a toda la humanidad) apoya todo lo que asegura a las personas las libertades garantizadas en nuestra Constitución; y

RESUÉLVASE, FINALMENTE que la iglesia sea exhortada a continuar practicando el amor y la hermandad que predica (A50, 1964, págs. 67-68). 

Historia

Por más de 125 años, la Iglesia de Dios ha sido un movimiento dedicado a la predicación del evangelio bajo el poder del Espíritu Santo. En la actualidad, su membresía mundial sobrepasa los 7 millones a través de casi 180 países.

Explorar

Nuestro recinto

Las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios radican en la esquina de las calles Keith y 25 de la ciudad de Cleveland, Tennessee.