LOS PRINCIPIOS DE SANTIDAD DE LA IGLESIA DE DIOS (2002)

POR CUANTO la Iglesia de Dios, históricamente ha sido y es una iglesia de santidad; y

POR CUANTO somos amonestados por las Escrituras a que seamos santos; y

POR CUANTO una ola de mundanalidad amenaza a la iglesia;

RESUÉLVASE, POR LO TANTO, que como Iglesia de Dios, reafirmamos nuestra norma de santidad, en doctrina, en principios de conducta y como una realidad vital en nuestro corazón.

RESUÉLVASE, ADEMÁS, que la Iglesia de Dios cree que la vida de santidad mantiene un equilibrio entre el espíritu, la mente y el cuerpo, y que coloca al creyente en una posición que refleja a Cristo, en su relación con Dios y con sus semejantes.

RESUÉLVASE, ADEMÁS, que como ministros, mantengamos estas normas de santidad en nuestra vida, hogares y púlpitos.

RESUÉLVASE, ADEMÁS, que  volvamos a consagrar nuestra vida, como ministros y miembros, a este fin; que procuremos no conformarnos al mundo en apariencia, ambiciones egoístas, asociaciones perversas o actividades carnales.

RESUÉLVASE, FINALMENTE, que como ministros y miembros, busquemos ajustarnos a las virtudes positivas del amor, la misericordia y el perdón, según lo enseñó Jesucristo. 

Historia

Por más de 125 años, la Iglesia de Dios ha sido un movimiento dedicado a la predicación del evangelio bajo el poder del Espíritu Santo. En la actualidad, su membresía mundial sobrepasa los 7 millones a través de casi 180 países.

Explorar

Nuestro recinto

Las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios radican en la esquina de las calles Keith y 25 de la ciudad de Cleveland, Tennessee.