Ministerio Transcultural

Por cuanto, Dios nos ha llamado a ser un mosaico de su creación que acoja las diferencias raciales, culturales y lingüísticas; y,

 

Por cuanto, la Escritura explícitamente declara que no hay distinción entre griego o judío, circunciso o incircunciso, bárbaro, escita, esclavo o libre, sino que todos son uno en Cristo y Cristo uno en todos (Colosenses 3:11); y,

 

Por cuanto,el pueblo de Dios no es ciudadano de una nación o país, sino de un rey, de Jesús y su reino, del reino de Dios; y,

 

Por cuanto, la palabra de Dios nos exhorta a que busquemos la reconciliación racial y a sanar y perdonar las heridas y los pecados pasados; y,

 

Por cuanto, la promesa del derramamiento del Espíritu Santo fue dada a toda carne, raza y edad; y,

 

Por cuanto, la experiencia pentecostal posibilitó la formación de una nueva comunidad multirracial, transcultural y multilingüe; y,

 

Por cuanto, cada parte del cuerpo de Cristo es importante y Dios ha ordenado que tenga un lugar a la mesa, una voz en la conversación y manos en acción; y,

 

Por cuanto, la Iglesia de Dios ha crecido enormemente en otras naciones y entre otras culturas, tanto dentro como fuera de los Estados Unidos; por tanto,

 

Resuélvase, que nos comprometamos a tender puentes a través de las culturas y ser inclusivos con otras razas; y,

 

Resuélvase, además, que nuestra conciencia y unidad  transcultural esté presente en nuestras políticas, conductas y el liderato de nuestras estructuras eclesiásticas, y que proveamos los recursos lingüísticos y culturales para que cada ministerio y grupo cultural enriquezca al cuerpo de Cristo.  

Historia

Por más de 125 años, la Iglesia de Dios ha sido un movimiento dedicado a la predicación del evangelio bajo el poder del Espíritu Santo. En la actualidad, su membresía mundial sobrepasa los 7 millones a través de casi 180 países.

Explorar

Nuestro recinto

Las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios radican en la esquina de las calles Keith y 25 de la ciudad de Cleveland, Tennessee.