Santidad del Matrimonio Bíblico (2016)

POR CUANTO, el Tribunal Supremo de los Estados Unidos emitió un veredicto en 2015 que legalizó el matrimonio homosexual en los cincuenta estados, anulando las leyes estatales al contrario y contraviniendo costumbres milenarias de las sociedades civiles y de la mayoría de los movimientos cristianos; y

POR CUANTO, la Santa Biblia enseña sin lugar a dudas que la homosexualidad es una desviación de la norma que Dios ha establecido para la vida humana y que los «llamados matrimonios homosexuales» no pueden ser ni moral ni bíblicamente descritos como equivalentes del matrimonio; y

POR CUANTOpasajes tales como Génesis 2, versículo 24 y Mateo 19, versículos del 3 al 9, llevan a la Iglesia de Dios a afirmar que el matrimonio es una unión spiritual en la que un hombre y una mujer se convierten en uno; y

POR CUANTO, las Escrituras testifican en Romanos 1, versículos del 25 al 32 y en otros pasajes afirman que los actos homosexuales son contrarios al plan y el diseño de Dios para hombres y mujeres y por tanto pecado; y

POR TANTO, RESUÉLVASE, que los ministros y las ministras de la Iglesia de Dios no solemnizarán ni participarán de ninguna manera en casamientos con la excepción de aquellos entre un hombre y una mujer, según su sexo de nacimiento; y

RESUÉLVASE, ADEMÁS, que las instalaciones propiedad de la Iglesia de Dios no sean utilizadas para la celebración de casamientos, recepciones nupciales o cualquier tipo de ceremonia asociada con la bendición matrimonial, a menos que sean entre un hombre y una mujer; y

RESUÉLVASE, ADEMÁS, que la iglesia y sus ministros y ministras se amparen bajo los derechos que cobijan el libre ejercicio de la religión de acuerdo con la Primera Enmienda de la Constitución de los Estados Unidos, así como otras leyes federales y estatales aplicables; y

RESUÉLVASE, FINALMENTE, que la Iglesia de Dios cumpla su labor de educar y predicar la verdad del modelo bíblico para el matrimonio (entre hombre y mujer de por vida) como el plan de Dios para su pueblo.

Historia

Por más de 125 años, la Iglesia de Dios ha sido un movimiento dedicado a la predicación del evangelio bajo el poder del Espíritu Santo. En la actualidad, su membresía mundial sobrepasa los 7 millones a través de casi 180 países.

Explorar

Nuestro recinto

Las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios radican en la esquina de las calles Keith y 25 de la ciudad de Cleveland, Tennessee.