Sobre la pobreza global

Por cuanto, la pobreza global ha alcanzado niveles alarmantes, pues 1.2 billones de personas sobreviven con menos de $1.25 dólares al día y carecen de los servicios básicos de nutrición, salud y educación; y,

 

Por cuanto, en el año 2000 los líderes mundiales prometieron que reducirían la pobreza extrema para el 2015; y,

 

Por cuanto, la Santa Biblia claramente nos ordena, «hacer justicia, amar misericordia y humillarnos ante Dios» (Miqueas 6:8); y,

 

Por cuanto, un grupo de iglesias pentecostales y evangélicas se han propuesto unir a 100 millones de cristianos en oración y acción por la pobreza mundial;

 

Resuélvase, que nos reafirmemos en imitar el ejemplo de Jesús, el Señor de la Iglesia, quien dijo: «El Espíritu del Señor está sobre mí, por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanara los quebrantados de corazón, a pregonar libertad a los cautivos y vista a los ciegos, a poner en libertad a los oprimidos y a predicar el año agradable del Señor» (Lucas 4:18-29); y,

 

Resuélvase, además, que exhortemos a los gobiernos de las naciones representadas por los miembros de la Iglesia de Dios a que honren su promesa de reducir a la mitad la pobreza global extrema para el año 2015, y que les llamemos a cuentas para que actúen con integridad y justicia a favor de los pobres.   

Historia

Por más de 125 años, la Iglesia de Dios ha sido un movimiento dedicado a la predicación del evangelio bajo el poder del Espíritu Santo. En la actualidad, su membresía mundial sobrepasa los 7 millones a través de casi 180 países.

Explorar

Nuestro recinto

Las Oficinas Internacionales de la Iglesia de Dios radican en la esquina de las calles Keith y 25 de la ciudad de Cleveland, Tennessee.